P&T - Propiedad Intelectual

Sant Elies 21, 3º 1ª
08006 – Barcelona, Spain

Telf.: +34 93 238 46 92
Fax: +34 93 415 07 84

Nombre (*)

Email (*)

Asunto

Mensaje

Agencia Internacional de la Propiedad Industrial e Intelectual

P&T - Agencia Internacional de la Propiedad Industrial e Intelectual > Noticias > Multa de 540.000 euros por descargar 31 canciones de Internet

Multa de 540.000 euros por descargar 31 canciones de Internet

19 de octubre de 2012 |

Una juez de Massachusetts, EE UU, ha ratificado la sentencia por la que Joel Tenenbaum, de 25 años, deberá pagar 675.000 dólares (unos 540.000 euros) por bajarse 31 canciones de una web de descargas de Internet, tal y como había dictaminado un jurado en 2009.
Tenenbaum fue demandado por algunas de las principales compañías discográficas de EE UU por violación de la legislación de derechos de autor.

Cuando el caso fue llevado a juicio por primera vez hace cinco años, Tenenbaum aseguró que se estaba produciendo un “evidente abuso del poder federal”, y argumentó que la decisión del jurado era inconstitucional. El juez federal que supervisó el juicio mostró entonces su acuerdo en que la cantidad era “excesiva”. Cuando el tribunal de apelación respaldó los argumentos de las compañías discográficas, el abogado de Tenenbaum pidió a la Corte Suprema de EE UU que valorase la reducción de la multa, siendo la petición rechazada.

En EE UU, las multas por violar los derechos de autor pueden ascender a 150.000 dólares (120.000 euros) por cada infracción, por lo que la juez, que apoya la indemnización por daños, asegura que la pena aplicada a Tenenbaum no resulta excesiva. La industria discográfica se ha mostrado satisfecha con el resultado de la sentencia: “Estamos muy contentos con la decisión del Tribunal de Distrito”, han indicado desde la Asociación de la Industria Discográfica en Estados Unidos (RIAA, por sus siglas en inglés).

La primera multada por descargar canciones de Internet fue Jammie Thomas-Rasset, de 35 años, que fue condenada en 2009 en EE UU a pagar 1,4 millones de euros por bajarse 24 canciones, una cifra que fue posteriormente reducida a 43.000 euros. Dado que las compañías discográficas se negaron a aceptar esa cantidad, tuvo lugar un nuevo juicio en 2010, que condenó a Thomas-Rasset a pagar 1,2 millones de euros, que volvieron a ser reducidos a 43.000, unos 1.800 por canción. Las compañías discográficas volvieron a apelar esa decisión.